Cuando hablamos de creatividad tenemos que tener en cuenta que todos, absolutamente todos nacemos creativos, pero hay personas que a través de los años realizan una serie de entrenamientos para fortalecer este "músculo", porque es una parte fundamental de su trabajo. 

Ser creativo es un estilo de vida, una forma de darle un toque personalizado a todo lo que hacemos, las grandes mentes de la humanidad, destacaron porque vieron cosas que estaban en el ambiente y fueron capaces de hacerlas realidad, cuando otros no las podían ver. 

Para ser creativos en marketing y publicidad hay 4 pasos muy sencillos, el primero es "La Reducción", si eres capaz de transmitir tus ideas de una forma sencilla directa y sintetizada, lograrás que el receptor entienda a la primera lo que quieres transmitirle. 

No hace falta sofisticar y complicar los mensajes, ellos deben ser sencillos y claro.

Reducir significa limpiar, purificar y dejar en el mínimo el concepto, "La belleza está en las cosas más simples", así funciona la naturaleza y todo lo que nos rodea.


El punto más importante de cualquier proyecto es "Saber qué vamos a transmitir", esto lo adquieres con un objetivo claro y con una dirección específica.

Si no sabes lo que quieres decir, entonces no sabrás cómo será la ejecución, es difícil sacar buenos conceptos si no tenemos claro el ¿Qué?, sin él llegar al ¿Cómo? es muy complejo, te recomiendo que antes de trabajar en cualquier proyecto, tengas identificado su misión o para qué debe servir, de esta forma llegarás a una idea clara mucho más rápido.

No empieces a trabajar en nada sin saber a dónde quieres llegar, es por este motivo que la publicidad se ha vuelto tan negativa y de mala calidad, se produce por producir y se les olvida que el fin debe ser el primer paso para encontrar el medio, pero tranquilo, esto se logra con la práctica constante y el entrenamiento. 



La relevancia de lo que deseas comunicar es muy importante. Hay un dicho: "Si no tienes nada bueno que decir, entonces quédate en silencio". 

Los grandes maestros ZEN practican la meditación y solo hablan cuando tienen algo relevante que comunicar, evitan la denominada palabrería y se limitan a vivir con sencillez, transmitiendo su conocimiento de forma clara, corta y directa.

En comunicación es de vital utilidad hablar de la relevancia del producto o servicio, si tu propuesta no resalta eso, entonces la comunicación no servirá de nada, como ejemplo: 

Si tienes un producto que desengrasa, entonces esa característica debe ser lo más relevante, podría crear un anuncio en el que se ve una esponja absorbiendo toda la grasa de una persona con sobrepeso dejándola esvelta y colocar en una esquina, "Quita toda, toda la grasa", de esta forma usas el sarcasmo y haces relevante el agente diferenciador del producto.
Uno de los errores más frecuentes en la comunicación publicitaria es dejar "Al Producto" en segundo plano, pero lo más relevante es él, nos contrataran para vender, entonces tenemos que vender. Cuando hables con el cliente concéntrate en lo que está vendiendo, en el beneficio de su propuesta y poténciala, exagerando, pero sin mentir. 

Métete en la piel del cliente:  lo que hace, lo que piensa, lo que le preocupa.

 "Escucha, escucha y vuelve a escuchar hasta que obtengas la información menos obvia y más valiosa que pueda dar el camino para la ejecución de una idea".

Chris Beresford-Hill, director creativo, TBWA \ Chiat \ Day New York

Una vez que levantes el bolígrafo y marques algunas palabras, habrá superado el primer obstáculo.

Como dice Marcello Serpa:

"Tienes que vomitar ideas. Una vez que creas en ti, una vez que tienes el problema que tienes que resolver, simplemente vomita ideas".


You may also like

Back to Top